La Microcirugía Periodontal Estética engloba una serie de procedimientos correctores de la deformidades que ocurren en la encía como consecuencia de diferentes eventos destructivos, por motivos infecciosos (gingivitis hiperplásica, periodontitis), traumáticos (avulsión, traumatismos) o extracciones dentarias que se acompañan de merma de volumen en los tejidos, así como alteraciones innatas de la erupción y desarrollo dentario.

Estos procedimientos de mirocirugía persiguen corregir las desviaciones de la normalidad que alteran la forma de los tejidos blandos que engloban la sonrisa (la encía en término coloquiales). Pueden ser aditivos (añadiendo injertos de encía o de sustitutos artificiales), o resectivos (eliminando encía –gingivectomía-; elongando los dientes- alargamiento de corona-). La relación ideal entre el diente y su encía está en el punto en el que la encía cubre toda la raíz del diente, pero sin cubrir el esmalte, ni exponer la raíz.

La comunidad científica, reconoce una serie de normas generales que definen la posición ideal de la encía que cubre el diente para considerarla una sonrisa atractiva. Se considera “normal” una sonrisa que permite la visualización de 2 mm de encía en sonrisa habitual. Una sonrisa en la que predomina la exposición de encía sobre la dental, se denomina “sonrisa gingival”. El tratamiento consiste en reducir la cantidad de sonrisa expuesta mediante una “gingivectomía” o eliminación del rodete de encía excesivo, aunque hay excepciones en función del origen del problema.

Por el contrario, la exposición de la raíz dental debida a la migración del margen de la encía se conoce como “Recesión Gingival”. No es una entidad patológica en si misma, y no significa que esté en riesgo el futuro del diente, salvo que se acompañe de pérdida del soporte óseo del diente. Pero hay una serie de condiciones que animan al profesional a ofrecer la solución ante está situación: cuando el paciente refiere preocupación por el aspecto de “dientes largos” , o esta circunstancia se acompaña de una hipersensibilidad al frío, o no hay suficiente encía para proteger al diente, se realiza un procedimiento de aumento de encía en esos dientes, mediante la colocación de un injerto de su propia mucosa del paladar.

Todas estas soluciones, se realizan mediante técnicas de microcirugía, lo que significa utilizar lentes de magnificación o microscopios dentales, instrumental especialmente diseñado para realizar procedimientos mínimamente invasivos, suturas de calibres especialmente finos. Ello redunda en una mejor predictibilidad de los tratamientos, así como un óptimo posoperatorio para el paciente.