Implantes inmediatos

El protocolo tradicional descrito hace más de 30 años para el tratamiento predecible y con buen pronóstico a largo plazo con implantes dentales, era muy estricto respecto a la forma y momento en el que se hacía la colocación de los implantes en las zonas donde se perdían los dientes. Se exigía esperar no menos de seis meses tras la extracción de los dientes antes de acometer el tratamiento para la colocación de implantes.

Desde el año 1990 en el que comenzaron a publicarse los tratamientos con colocación de implantes en la misma sesión que la extracción de los dientes, así como los resultados de los mismos, se ha comprobado que en determinadas situaciones, es perfectamente posible y deseable la colocación de implantes inmediatos a la extracción de los dientes. Para ello se deben cumplir algunas condiciones relacionadas con la salud de las encías, la salud del diente y el volumen de hueso residual tras la extracción.

La técnica requiere cierto grado de experiencia así como conocimiento de la biología de la cicatrización del alveolo o hueso que sujetaba al diente. Así se podrá elegir entre la colocación del diente simultánea con la extracción y la reconstrucción del alveolo para compensar los fenómenos naturales de cicatrización que siempre se acompañan con la pérdida del tamaño del hueso y de la encía alrededor del implante. Es por ello, que en muchas ocasiones, la colocación inmediata de un implante, se acompaña de un injerto de tejidos duros y blandos (hueso y encía) que reconstruyen el volumen que se va a perder.

El resultado de la técnica es óptimo siempre y cuando un especialista con alto grado de experiencia y con la paciencia que estos tratamientos requieren teniendo en cuenta el alto grado de sensibilidad estética y funcional que aportan al paciente.

Implantes inmediatos

Visión aumentada de la paciente anterior antes de comenzar la colocación inmediata o simultánea.

Periodoncia

Visión aumentada tras la colocación de un diente de porcelana sobre el implante ya cicatrizado así como de los tejidos injertados para la compensación del proceso natural de cicatrización de la encía y el hueso. Es inapreciable la manipulación en la zona e indistinguible el diente artificial (su derecho) del natural (su izquierdo). Prótesis realizada por la Dra. Eva Berroeta.