Implantes Dentales

Un implante dental es una raíz artificial para el soporte o sujeción de dientes. En la mayoría de los casos, se fabrican con titanio puro comercial, un material biocompatible que es aceptado por el cuerpo humano sin producir reacciones de rechazo.

implante_dentalLa colocación de implantes dentales es un proceso sencillo para el paciente, indoloro y que se realiza con anestesia dental localizada en la zona del tratamiento.

 El tiempo de tratamiento con implantes dentales se inicia en la cita de diagnóstico en la que el dentista, periodoncista o cirujano determina las posibilidades y alternativas de tratamiento dental. Las actuales técnicas radiográficas con imágenes tridimensionales 3-D a través de la tecnología de haz cónico, permite al profesional medir con precisión milimétrica la anatomía y volumen óseo de la boca del paciente. Es imprescindible una buena planificación del tratamiento de elección mediante la simulación previa de la prótesis a través de un “encerado diagnóstico” (dientes de cera para su estudio) en el laboratorio.

Una vez tomada la decisión de iniciar el tratamiento, la colocación de los implantes se hace bajo anestesia local de la zona de la boca que va a recibir el tratamiento. Es un procedimiento indoloro y rápido, que cada vez más, se hace con incisiones mínimas (cirugía mínimamente invasiva) y que no deja huella tras la intervención. 

La colocación de la prótesis dental sobre el implante se realiza en función de dos modalidades o protocolos de tratamiento: o bien el protocolo tradicional de carga de los implantes entre las 8 y 12 semanas de integración o bien lo que se conoce como carga inmediata sobre implantes. El primero, en la actualidad todavía se recomienda para las sustituciones de uno a varios dientes en un sólo lado de la arcada. El segundo, se recomienda para los casos de una arcada completa, ya sea inferior, la más habitual, o superior, siempre y cuando la calidad de los huesos lo permitan.

Durante el periodo de cicatrización el paciente podrá seguir una función dental adecuada mediante la utilización de una prótesis o dentadura provisional. Es imprescindible para mejorar el pronóstico del tratamiento que lo implantes permanezcan en reposo durante la formación de la unión con los maxilares.

 El tratamiento se completa con la colocación de la prótesis o dentadura definitiva, siempre tras la comprobación de la estabilidad adecuada de los implantes a largo plazo. Esto se hace mediante pruebas clínicas de estabilidad, radiográficas de integración ósea y mediante una herramienta objetiva de estabilidad llamada “Análisis de frecuencia de resonancia” u “Ostell®”.

Implantes Dentales Unitarios

Definición

Ante la caída o pérdida de un diente existen varias alternativas para sustituirlo. Paradójicamente, la forma menos invasiva de reponerlo es mediante la colocación de implantes dentales unitarios, que es una raíz artificial de titanio puro con forma de tornillo. Desde hace más de 20 años esta técnica permite alojar estas nuevas raíces con técnicas minuciosas mínimamente invasivas y totalmente indoloras.

Ventajas

La ventaja del implante dental frente al resto de alternativas es el hecho de respetar y por lo tanto no dañar el esmalte sano de los dientes adyacentes. Devuelven la función masticatoria perdida, permiten mostrar una boca con aspecto natural y realzan la belleza de la sonrisa.

Procedimiento

El procedimiento tiene dos versiones: implantes inmediatos – simultáneos con la extracción del diente- o implantes diferidos, tras la cicatrización de el alveolo o hueco que deja la extracción del diente.

Implantes inmediatos

Los implantes inmediatos han demostrado tener el mismo pronóstico o porcentaje de éxito que los implantes convencionales o diferidos. La principal ventaja del procedimiento consiste en realizar todo el tratamiento en una sola cita. Esta incluye la extracción del diente, limpieza del alveolo, colocación del implante y la reconstrucción de la encía del implante. En ocasiones va acompañado de un injerto de su propia encía para que el resultado estético sea natural, evitando las deformaciones o hundimientos de la encía que ocurren en todos los casos en mayor o menor medida.

Existen algunas situaciones en las que no se puede utilizar esta técnica: presencia de infecciones agudas o hueso insuficiente en el diente como para anclar correctamente el implante.

 Implantes diferidos

Los implantes diferidos se refieren a que se colocan tras la curación del alveolo o hueco dejado por el diente extraído. Esta curación dura entre dos y cuatro meses en pacientes no fumadores y siempre se acompaña de un hundimiento de la encía, que se debe reconstruir en la cita de colocación del implante o en citas posteriores.

Tras el periodo de curación del implante, que varía entre 8 y 12 semanas de media, confirmamos el éxito del tratamiento mediante pruebas de estabilidad y radiografías digitales. Mediremos la dureza del hueso sobre el implante con un dispositivo de alta precisión llamado Ostell® (Análisis de frecuencia de resonancia) y si sus índices de estabilidad así lo indican, procederemos a confirmar el alta del implante para comenzar el proceso de fabricación del diente o prótesis definitiva.

Durante todo este periodo de tratamiento, el paciente llevará en todo momento un diente provisional para sustituir al que se haya extraído, que le permita realizar una función masticatoria, fonética y estética adecuada.

Prótesis definitiva en ambos incisivos, uno sobre diente natural  y el adyacente sobre un implante. Realizado por la Dra. Eva Berroeta

Aspecto de la sonrisa un año después