Tratamiento de la infección de encías

La enfermedad periodontal (gingivitis o inflamación de encías y piorrea o periodontitis) es una infección producida por las bacterias o microbios que todos tenemos en la boca. Por tanto, su tratamiento irá encaminado a eliminar la infección y eliminar o reducir los factores de riesgo o predisponentes de la re-infección.

El éxito del tratamiento de esta infección periodontal está directamente relacionado con el nivel de colaboración del propio individuo y para ello es imprescindible que el paciente entienda cuál es el origen y el tratamiento de su infección. Debe conocer cómo se produce la infección, por qué, qué signos y síntomas tiene, qué hábitos nocivos interfieren en ella y como intervienen los mecanismos de defensa de su organismo. La información al paciente acerca de lo que ocurre en su boca le hace más receptivo y comprometido con el tratamiento.

La primera parte del tratamiento consiste en motivación e instrucción en medidas higiénicas del paciente. En definitiva, cómo ser más eficaz al cepillarse los dientes, eliminando las bacterias que todos los humanos acumulamos diariamente. La placa bacteriana, que es la causa directa de la enfermedad periodontal y de otras patologías bucales, se duplica en apenas 12 horas y su eliminación correcta de forma periódica previene tanto las enfermedades periodontales como las caries.

La segunda parte del tratamiento estará dirigida a eliminar la infección periodontal bien sea gingivitis (cuando sólo afecta al compartimento de la encía) o periodontitis (cuando afecta a los tejidos de soporte del diente, es decir, el hueso además de la encía). Para ello, y bajo anestesia local se eliminarán los depósitos bacterianos acumulados en la superficie de la raíz de diente debajo de la encía mediante unos instrumentos diseñados especialmente para ello llamados curetas. El tratamiento se conoce como curetaje o raspado y alisado radicular. Según el alcance de la lesión periodontal se establecerá el número necesario de sesiones.

Tercera parte: tras el tratamiento periodontal desinflamatorio se realizará una evaluación periodontal o periodontograma para confirmar la curación de la infección. En caso de que la periodontitis no esté curada porque la infección es muy profunda o porque existan zonas difíciles de mantener tanto por el paciente como por el profesional, será necesario un tratamiento periodontal avanzado.

El tratamiento periodontal avanzado consiste en eliminar los depósitos de bacterias muy profundos para curar por completo la infección. Para ello se realiza una microcirugía cuyo objetivo es acceder al fondo de la infección y crear las condiciones favorables para establecer unas adecuadas medidas higiénicas.

En algunos pacientes con lesiones periodontales con defectos óseos verticales o circunferenciales se puede realizar tratamiento periodontal regenerativo. El objetivo de este tratamiento además de erradicar la infección es regenerar parte del hueso de soporte dental perdido por la infección y con ello mejorar el pronóstico o duración del diente a largo plazo.